Vía del Aceite

Vía del Aceite
12/11/2017 - Vía del Aceite

No pedalees detrás mía porque puedo no guiarte; no pedalees delante mía porque podría no seguirte; pedalea a mi lado como los amigos eternos.

He andado muchos caminos, he abierto muchas veredas; he navegado por cien mares y atracado en cien riberas.

La Bici de Montaña en Villanueva Mesía

Pedalear en bici de montaña para disfrutar de la Naturaleza en un ambiente de amistad, es el objetivo principal de este grupo de amigos y amigas amantes y entusiastas de este deporte.

Si te apetece dejar constancia de tu opinión o dejar tu comentario para que sea compartido por todos, no dudes en hacerlo, lo único que se te pide a cambio es que lo hagas respetando las elementales normas de educación y cortesía.

Última hora

ÚLTIMA HORA: 16 de Diciembre, sábado, Cena de Navidad de la Peña, a las 20:30 h en Bar Zurich de Villanueva Mesía.

Actividad recomendada por la Peña

Actividad recomendada por la Peña
Más información haciendo clic en el cartel

domingo, 14 de octubre de 2012

A los Tajos del Sol en la Sierra de Madrid.

Ruta desde Villanueva Mesía hasta los Tajos del Sol en la Sierra de Madrid, estribaciones de la Sierra de Parapanda.
 Todo comienza en Villanueva Mesía, subiendo por la carretera de Tocón, hasta Alomartes, para ir acercándose poco a poco hasta la Sierra de Parapanda, que se va quedando a nuestra izquierda.
En Alomartes, tomamos agua en La Fuente, un trago que nos ayuda a recuperar fuerzas y volver al pedaleo, primero por la carretera que se dirige a Íllora, para nada mas pasar las escuelas de Alomartes, desviarnos a la izquierda por un carril que entre olivos va faldeando la sierra y llega hasta Íllora.

Callejeamos por la población, buscando la carretera que se dirige hasta Montefrío, en fuerte y zigzagueante pendiente, para nada más coger altura al salir de Íllora, tomar a la izquierda un carril que se dirige hasta la Cruz de Íllora, fantástico mirador que nos permite disfrutar de preciosas panorámicas del pueblo, que se estira a nuestros pies y de todas las cumbres que rodean y enmarcan a la Vega de Granada.
 Proseguimos la subida por la carretera de Montefrío, hasta llegar prácticamente al final del puerto, tomando el desvío ala derecha por el indicador de La Chorrera-Cortijo de Juan Arco. Desde este punto, abandonamos el asfalto y nos adentramos en un terreno mezcla de olivar y bosque mediterráneo, cogiendo en subida constante más altura y pudiendo disfrutar de unas vistas preciosas de la Sierra de Parapanda.

Llaneamos por un carril que gira a la derecha, para luego seguir subiendo por un piso de piedra suelta y difícil pedaleo hasta una charca rodeada de una alambrada, probablemente por ser reserva del sapo partero y del gallipato.

Desde la charca, bicis al hombro, por un lapiaz calizo, que pone a prueba las fuerzas, buscamos el vértice geodésico de los Tajos del Sol, lugar en el que tomamos un descanso y la recompensa de unas exquisitas panorámicas.
La vuelta, por el mismo camino nos lleva hasta el cruce de la carretera de Montefrío, que tomamos subiendo de nuevo, para pronto, desviarnos a la izquierda y tomar el carril del Zumacal. Un trepidante y peligroso descenso, del que pone a prueba los frenos de la bici, nos vuelve hasta las inmediaciones de Íllora, donde tomamos el camino de vuelta por el mismo trazado.

Track de la ruta:
Imágenes de la jornada:

sábado, 6 de octubre de 2012

Lagunas de Fuente Camacho y Caños del Guadalhorce


Nos planteamos esta ruta para volver por estos parajes que han sido duramente castigados por las últimas tormentas, que hace unos días ha azotado toda esta zona, especialmente las tierras de Villanueva del Trabuco y de Villanueva del Rosario.
Es increible lo que puede hacer la desatada naturaleza. Espacios que normalmente sufren la sequía extrema, dehesas que soportan estoicamente la falta de agua, de pronto se ven sobrecastigados por torrentes de lluvia que por encima de los 260 litros en un día han dejado imágenes de espantosa erosión, de desolación y unos destrozos fuertemente impactantes. Esperamos y deseamos que pronto se ponga remedio y se recupere la normalidad en todo este territorio. Nos solidarizamos con sus gentes y hacemos plegarias para que las ayudas sean generosas y pueden recuperar todo lo que por desgracia sabemos que han perdido.
Iniciamos nuestra ruta desde Salinas, población frontera entre las provincias de Granada y Málaga, para tomar el carril que bordeando la autovía de Málaga nos lleva hasta el desvío señalizado de Paraje Natural Lagunas de Archidona, de FuenteCamacho o de Salinas, que de todas estar formas las hemos oído nombrar.
Nada más tomar el carril que sube hacia las lagunas, ya nos encontramos con lo que será la tónica del día, un carril totalmente destrozado, con profundas cahorreras, abundantes piedras sueltas, barro acumulado y charcos traicioneros. Tenemos que echar mano de toda nuestra técnica sobre la bici para superar estas pendientes que si bien no son severas, si se ponen difíciles dada la situación del piso sobre el que pedaleamos.
La niebla, además, pone un toque fantasmagórico a todo el paisaje.
Llegamos a la Laguna Grande, que apenas vislumbramos a causa de la espesa niebla, escuchamos los cantos de las aves acuáticas y nos confabulamos para volver otro día con mejores condiciones climatológicas.
Desde este punto, nos adentramos bordeando la laguna por una espesa dehesa, bosque mediterráneo que luce en todo su esplendor y belleza, lo que nos ha hecho detenernos repetidas veces para disfrutar del paisaje y de la mole de Gibalto que entre la niebla aparece en todo su esplendor.

Pronto descendemos por un terreno fuertemente castigado por la tormente, piedras sueltas, terreno fangoso y arena suelta, para llegar al carril que pasando por la cortijada de Mariandona nos lleva por asfalto hasta la Fuente de la Lana, en la carretera que viene del puerto del Alazor.
Gibalto se nos queda al frente y empezamos a bordearlo primero por la carretera asfaltada que se dirige a Villanueva del Trabuco y después desviándonos a la izquierda para tomar un carril que con fuertes pendientes nos sube hasta el mirador de Gibalto, lugar marcado por un cartel informativo que muestra unas espectaculares de todas las sierras que al frente se nos ofrecen.

Ya por asfalto acometemos una pequeña subida, para pronto descender vertiginosamente hasta el desvío, muy bien señalizado, que nos lleva derechos hasta la fuente de los Cien Caños. Tiene agua, pero la sequía extrema que estamos padeciendo, a pesar de la salvaje tormenta, se nota muy baja de caudal.
En este lugar disfrutando de las vistas de la caída del agua en sonora armonía con el medio, tomamos un refrigerio para recuperar fuerzas.

Subimos bordeando la Sierra de San Jorge, por el camino de Poyales, atravesando un espeso pinar, hasta llegar a la Realenga de Alfarnate que subimos unos cientos de metros, para tomar el primer desvío a la derecha por la construcción del antiguo camping y de esa forma tomar un carril que en sube y baja primero y luego en vertiginoso descenso nos lleva hasta Villanueva del Trabuco.
Sus gentes están limpiando sus calles, restos de barro que se acumularon en el desastre de la tormenta de días pasados.
Por la carretera primero y desviándonos después a la izquierda por el Camino de Archidona a Alfarnate. Atravesamos por un puente bajo la autovía de Málaga para coger el camino de Málaga que nos lleva hasta la fuente y cortijada del Fresno.

Seguimos por una profunda y espesa dehesa usando el camino de Málaga a Villanueva de Tapia, volviendo a encontrar terrenos muy duramente castigados por el agua, barro y carriles en muy mal estado, para finalmente llegar de vuelta a Salinas por la Realenga del Puerto del Rey.

Datos de la ruta:
  • 6 bikers.
  • Recorrido: 41,31 kms.
  • Tiempo: 
  • Desnivel acumulado: 676 m
Track de la ruta:


Fotos de la ruta:

El vídeo:

Buscar en este blog

Bicicolegas

Bicicolegas
En el Bañuelo de Salar