XVII Ruta Hiponova

XVII Ruta Hiponova
23/04/2017 - XVII Ruta Hiponova

No pedalees detrás mía porque puedo no guiarte; no pedalees delante mía porque podría no seguirte; pedalea a mi lado como los amigos eternos.

He andado muchos caminos, he abierto muchas veredas; he navegado por cien mares y atracado en cien riberas.

La Bici de Montaña en Villanueva Mesía

Pedalear en bici de montaña para disfrutar de la Naturaleza en un ambiente de amistad, es el objetivo principal de este grupo de amigos y amigas amantes y entusiastas de este deporte.

Si te apetece dejar constancia de tu opinión o dejar tu comentario para que sea compartido por todos, no dudes en hacerlo, lo único que se te pide a cambio es que lo hagas respetando las elementales normas de educación y cortesía.

Última hora

ÚLTIMA HORA: Convocada la XVII Ruta Hiponova para el 23 de abril de 2017. Inscríbete. Fin plazo viernes 21 de abril.

domingo, 31 de marzo de 2013

Una ruta cortita por Loja

Una ruta cortita, pero llena de encanto, ideal para esos dias en los que el barro inunda los carriles, ya que prácticamente en su totalidad discurre por terreno asfaltado.



Destaca la visita a los Infiernos Altos de Loja, llegando detrás del Manzanil en Loja, hasta un estupendo mirador que muestra una panorámica aérea del Genil a su paso por el estrechamiento que tiene como nombre los Infiernos. Un sitio para admirar la fuerza de la naturaleza y que no debe perderse.


El Manantial del Frontil es todo un remanso para el espíritu y un buen sitio para aprovisionarse de fresca y riquísima agua.


La vuelta por la carretera de los Ventorros de San José, para desviarnos por la Realenga de Torreagicampe, una bajada trepidante que pronto nos lleva hasta la cortijada del Cárcamo, no sin antes contemplar impresionados el arroyo Guantero y de Vilanos, que bajan crecidísimos, producto de las últimas y abundantes lluvias.


Datos de la ruta:
- Bikers: 6
- Recorrido: 37, 53 kms.
- Tiempo: 2 h 38 min.
- Media: 15, 2 kms/h
- Acumulado: 382 m

Track de la ruta:


Fotos de la ruta:

Vídeo de la ruta: (próximamente)

viernes, 29 de marzo de 2013

A la Fuente Don Pedro en la Sierra de Parapanda


Buscábamos pedalear subiendo. También queríamos hacerlo por un lugar en el que no hubiera barro, materia tan abundante en estos últimos días tan lluviosos.
Así pues, ¿quá mejor sitio que realizar la clásica subida a la Fuente de Don Pedro?, un sitio que merece ser escrito con letra mayúscula, y así lo hicimos.


La salida de Eva y Luis, desde el lugar habitual en Villanueva Mesía, para en primer lugar para para recoger en Tocón a los compañeros Cele y José Luis, que se suman a la expedición.
A continuación, pedaleamos hasta la Fuente de Alomartes para repostar agua de primer nivel y afrontar las primeras rampas, con la niebla de fondo, colgada sobre la Sierra de Parapanda. Unas panorámicas preciosas que ayudan a disfrutar de la fuerte subida.


Sin prisa, pero sin pausa, pasamos los Tajos de la Cobija, para llegar de inmediato a las rampas de verdad, a los duros zigzas del Cortijo de Perpiñán y del Almendral.
A ritmo y esfuerzo constante, llegamos a la Fuente de Don Pedro, que nos ofrece generosa sus frescas aguas en vena.


A tope, caudalosa, como nunca recordábamos haberla visto, la Fuente Don Pedro, recompensa el esfuerzo, junto a unos riquísimos pestiños y rosquillos, recién hechos por la madre de José Luis. ¡Qué más podemos pedir! Una vez más volvemos a sentirnos unos privilegiados afortunados...


La vuelta la planteamos en descenso vertiginoso por el carril hasta el cortijo de Moyano, en la zona de la Venta de la Correa.
Desde aquí proseguimos por el trazado de la Hiponova, llegando primero al Cortijo de Barandilla, carretera hasta Tocón, y finalmente, de vuelta a casa en Villanueva Mesía.

Datos de la ruta:
- Bikers: 4
- Recorrido: 34 kms.
- Tiempo: 3 horas
- Media: 11 kms/h
- Acumulado: 821 m

Track de la ruta:


Fotos de la ruta:

Vídeo de la ruta:

lunes, 25 de marzo de 2013

Circular del embalse de Iznájar


Nos planteamos realizar una ruta que rodee el embalse de Iznájar, para poder disfrutar de que está totalmente lleno (98 % de su capacidad que es de 981 hm3 teniendo en el día de nuestra ruta 971 hm3), una situación especial que nos animó a hacerle una completa visita.
Nos desplazamos hasta la población de Iznájar, para iniciar nuestra ruta, no sin antes comprobar que Iznájar es un municipio español de la provincia de Córdoba, Andalucía. En el año 2010 contaba con 4.714 habitantes. La extensión superficial de su término municipal es de 136 km² y tiene una densidad de 34,57 hab/km². Las coordenadas geográficas del núcleo urbano son 37º15' N y 4º18' O. La villa, coronada por el Castillo de Hisn-Ashar y la Parroquia de Santiago Apóstol, se encuentra situada a una altitud de 539 msnm y a 110 km de la capital de provincia, Córdoba. A finales del s. XIX, más de dos tercios de su población estaba diseminada por cortijos, casas de campo y aldeas. Todavía en la actualidad, pese a la emigración masiva de los años 60 y gracias a la llegada de extranjeros nórdicos, más de la mitad de los habitantes disfrutan del mundo rural, de la tranquila vida en contacto con el campo y la naturaleza.


Dicho lo anterior, empezamos a pedalear por la carretera que sube hasta la población de Rute. Son alrededor de 13 kms de subida continuada, con rampas de hasta el 8 %, que nos calientan las piernas, pero que nos hace disfrutar de paisajes del pantano de gran belleza, pero que a duras penas nos paramos a contemplar, ya que la carretera exige poner nuestros cinco sentidos en ella. Además, una lluvia suave hace su aparición para ponerle un puntito más de dureza al pedaleo. A la derecha, vemos la indicación que lleva hacia la población de La Hoz, que ofrece unas posibilidades que habrá que explorar. Ahora la lluvia aprieta y no nos queda más remedio que cerrar los chubasqueros y apretar los dientes.


Sin más dificultades, llegamos a la población de Rute, para en su misma entrada desviarnos a la izquierda por un carril que en sube y baja nos acerca hasta el embalse, que vemos aparecer al fondo y que parece que insistentemente nos llama. Aparece el barro y casi apunto de atrancar las ruedas, menos mal, llegamos hasta un carril asfaltado que en fuerte descenso nos lleva hasta la presa del embalse que visitamos con todo detenimiento.


Continuamos, bajando a pie y con la bici al hombro hasta el pie de la presa, junto a la central hidroeléctrica, para después tomar un carril asfaltado que primero bordea el Genil y luego empieza a subir, llegando hasta unos indicadores de PR, que tomamos dirección a Cuevas de San Marcos, ya de tierra y con una gran pendiente. Al final llegamos a la poblacion malagueña de Cuevas de San Marcos. Pedaleamos por sus principales calles hasta tomar la carretera comarcal que va a la presa del embalse, no sin antes contemplar la imponente Sierra Camorro, una gran falla que impresiona enormemente y que en la cara norte tiene a la Cueva de Belda. Sin lugar a dudas una zona que habrá que explorar.


Sin más detenemiento, llegamos de vuelta hasta la presa del embalse para tomar un carril en muy buen estado que va bordeando el embalse, primero entre un denso pinar, con una estupenda fuente lugar muy apropiado para abastecernos de agua y recuperar fuerzas. A partir de aquí son unos 12 kms de continuo sube y baja, teniendo siempre a nuestra izquierda el embalse, y llegar hasta la carretera que viene de Villanueva de Tapia. Tomamos esta carretera que pasa por lo alto del embalse y llegamos de vuelta a Iznájar.


Subimos a Iznájar por una carretera de suave pendiente, que tomamos a la derecha una vez superado el puente citado anteriormente, para acceder a la población. Decidimos subir por una escalera empinadísima con las bicis al hombro, para finalmente tener la recompensa de disfrutar de unas bellísimas panorámicas del embalse gracias al conjunto de miradores que Iznájar tiene en lo más alto. Bien vale la pena el esfuerzo.
La vuelta, por intrincadas callejuelas de fortísima pendiente, hasta nuestro punto de salida, es rápida, algo que hacemos sudorosos y cansados, pero totalmente satisfechos de haber realizado una maravillosa ruta en pleno contacto con la Naturaleza.

Datos de la ruta:
- Bikers: 2
- Recorrido: 44, 35 kms.
- Tiempo: 4 h 27 min
- Desnivel acumulado: 1096 m
- Media: 10 kms/h

Track de la ruta:


Fotos de la ruta:

domingo, 24 de marzo de 2013

Ruta de las Trincheras en la Sierra de la Alfaguara

Ruta de las Trincheras en la Sierra de la Alfaguara

Temorosos por el mal tiempo que venimos teniendo, pero ilusionados por recorrer esta que hemos llamado Ruta de las Trincheras de la Sierra de la Alfaguara, nos encontramos en el aparcamiento del Centro de Visitantes de Puerto Lobo en el Parque Natural de la Sierra de Huétor Santillán, dispuestos a disfrutar, una vez más, de este entorno natural de Granada, una auténtica joya mediambiental que nunca nos cansaremos de repetir, que hay que esforzarse por conservar en toda su pureza.

El patrimonio cultural del Parque Natural de la Sierra de Huétor Santillán es de gran importancia debido a las huellas que han dejado diversas culturas a través de los años. Ejemplo de ello son las numerosas trincheras construidas durante la Guerra Civil Española de un elevado interés histórico y paisajístico y que ahora empezamos a recorrer.

Trincheras del Maullo
 Iniciamos el pedaleo para acercarnos rápidamente y en primer lugar a las Trincheras del Maullo, ya conocidas por nosotros de otras rutas y que nos muestran unas panorámicas del Valle del Darro, Huétor Santillán y sobre todo Sierra Nevada que luce en todo su esplendor, de una gran belleza. Recorremos las trincheras y contemplamos el paisaje respirando profundamente.

El vídeo

Mirador de Víznar

De vuelta al pedaleo, tomamos el carril principal que nos lleva en continua subida hasta el Mirador de Víznar. Vuelta a contemplar el paisaje, reparamos un pinchazo, y observamos una gran águila que en grandes círculos vuela sobre nuestras cabezas. ¡Qué suerte hemos tenido!

Sanatorio de la Alfaguara
 Seguimos la subida hasta desviarnos a la derecha por un carril en mal estado a causa de las fuertes lluvias y que nos lleva hasta el Sanatorio de la Alfaguara y continuar por el carril que lo bordea, para tomar luego un desvio por una vereda casi desaparecida, en ocasiones con la bici al hombro, hasta las Trincheras de la Encina.

 
Trincheras de la Encina
De regreso al carril que rodea el Sanatorio nos encontramos con la Fuente Fria, normalmente seca, pero que hoy está como nunca, y es que las abundante lluvias han cargado los acuíferos y brota con una fuerza desconocida. ¡El agua fuente de vida! se hace más que evidente.

Fuente Fria
De vuelta por el mismo camino regresamos por el mismo camino hasta el carril principal que traíamos hasta llegar al cruce indicado de la Cueva del Agua que tomamos en su primera parte. la explanada y albergue de la Alfaguara se nos queda abajo y a la derecha apareciendo entre los pinos.
Dejamos el carril de la Cueva del Agua para tomar un sendero en muy bien estado a la derecha y que de forma muy divertida nos lleva hasta las inmediaciones de la explanada de la Alfaguarilla, una extensa pradera que echa agua por todas partes ofreciendo un paisaje en verdad precioso.
Nos desviamos al final a la derecha por un carril pedregoso y en un mal estado, erosionado por la bajada rápida del agua y que nos conduce a una cadena que da paso a la carretera principal de la Alfaguara y que sube de la Fuente Grande de Alfacar. Allí encontramos las Ruinas del Puerto, antiguos almacenes de aprovisionamiento de todo el complejo militar que venimos visitando.

Ruinas del Puerto

Seguimos por la carretera asfaltada, dejando a nuestra derecha el acceso al Albergue de la Alfaguara, para llegar hasta una explanada a nuestra izquierda que atravesamos para tomar un sendero que nos lleva hasta las Trincheras de la Yedra.

Trincheras de la Yedra.
Desde estas trincheras que custodiaban la Cañada de Alfacar a Cogollos vemos unas impresionantes vistas del Peñón de la Mata y del Majalijar, quedando el cortijo de Carialfaquí a nuestros pies.

Peñón de la Mata
El Majalijar
Volvemos al carril principal para, un poco adelante, encontrarnos con los Llanos del Fraile que cruzamos para tomar un sendero que lleva directamente hasta las Trincheras del Llano del Fraile, continuidad de las anteriores. Las vistas son fantásticas y el estado de conservación muy bueno.

Trincheras del Llano del Fraile

Regresamos al carril principal, para dejarlo a la derecha, tomando el desvío que nos lleva por un carril de tierra hasta las inmediaciones de la Fuente de la Teja. Un entorno emblemático de este parque y que encontramos con abundante agua, aunque inexplicablemente las fuentes no echan ninguna.

Fuente de la Teja
 El poco sol que quedaba desaparece entre densos nubarrones. El frio intenso empieza a apretar, las primeras gotas de agua caen sobre nuestras sudorosas caras. Hay que echar mano de los chubasqueros y pedalear duro de vuelta.

Dejamos el carril de la Fuente de la Teja para cruzar el Valle del Darro y afrontar la última subida hasta la Vegueta del Gato.
Este carril, en su primera parte a nuestra izquierda mirando hacia el valle tiene un desvio que conduce fácilmente hasta las Trincheras de la Veguilla, que vemos desde lejos. La lluvia aprieta ahora, aunque el entorno de espeso bosque de pinos y densa vegetación mediterránea nos hace olvidar  el esfuerzo. Es uno de los tramos más interesantes y bellos del recorrido, un inmeso placer para los sentidos.
Escuchamos voces y vemos aparecer a la compañera Eva que viene con un grupo de senderistas del grupo El Quinto Pino. El encuentro es emocionante por inesperado.

Encuentro en el camino
Terminamos el ascenso hasta la Vegueta del Gato, mirador fabuloso del Valle del Darro y que nos hace disfrutar, una vez más, del maravilloso paisaje de este parque natural que animamos a visitar.
Regresamos en continuado descenso hasta Puerto Lobo, nuestro punto de encuentro.

Finalmente, queremos, impresionados en lo más profundo, dedicar nuestro recuerdo a todas aquellas personas que dejaron su vida y sufrieron por estos parajes, convencidos de que si las piedras hablaran nos contarían tragedias propias de desencuentros fatricidas que deseamos no se repitan en ningún lugar del mundo, nunca más. ¡¡¡Va por todos ellos, In Memoriam!!!

Datos de la ruta:
- Bikers: 6
- Recorrido: 27,86 kms
- Duración: 3 h 20 min
- Media: 8,5 kms/h
- Acumulado: 681 m

Track de la ruta:

 

Fotos de la ruta:

domingo, 17 de marzo de 2013

A Sierra Martilla por Los Gallumbares

Sierra Martilla, a 16 de marzo de 2.013.

7 biciamigos hemos compartido este día y hemos elegido ir a Sierra Martilla para admirar sus dólmenes y sus increíbles panorámicas desde su atalaya y vértice geodésico.

El embalse de Iznájar y atalaya-vértice geodésico de Sierra Martilla

Aunque esta ruta estaba prevista el domingo 17 y compartida con los 40+ de Huétor Tájar, debido a las lluvias la hemos hecho este sábado posponiendo la ruta con 40+ para mas adelante. Y es que este año la lluvia está haciendo de las suyas; está lloviendo muchísimo lo cual es muy positivo para casi todo, pero para nosotros, los amantes de la mountainbike, no mucho ya que no nos permite hacer este deporte que tanto nos gusta.

El vado de Los Gallumbares

Comenzábamos en Villanueva Mesía a las 9,30 h y decidimos ir a Sierra Martilla por el único sitio por el que encontraríamos la menor cantidad de barro: por el valle del arroyo Gallumbares. La vuelta, por supuesto y salvo cambio de última hora, sería por el mismo sitio.

El arroyo Vilano
Por la vega de Huétor Tájar

A través de la vega de Huétor Tájar y bordeando el arroyo Vilano, con una crecida impresionante  llegamos al caserío del Cárcamo en donde seguimos por la carretera de La Fábrica hasta el cruce del cortijo de Los Gámez, con parada obligada en la desembocadura del arroyo Gallumbares en el arroyo Vilano, que normalmente se encuentra casi seca y hoy presentaba un caudal magnífico.

Desembocadura del arroyo Gallumbares en el arroyo Vilano

En el cortijo de Los Gámez giramos a la izquierda por el camino de Los Gallumbares y a través de este valle, hermoso y especial, llegamos a los Ventorros de San José siempre siguiendo la orilla y paralelos en todo momento a su arroyo, por supuesto y debido a las grandes lluvias de este año, mucho mas crecido que en los últimos años.

El valle del arroyo Gallumbares

En los Ventorros de San José tomamos el camino de Las Rozuelas y Venta Salinas para dirigirnos a Sierra Martilla.

La fuente de Cevico

En Sierra Martilla nos esperaba el premio gordo del día: sus atalaya y vértice geodésico y sus increíbles panorámicas del embalse de Iznájar, el valle del río Genil y la Dehesa de Los Montes.

El embalse de Iznájar y atalaya-vértice geodésico de Sierra Martilla

También por supuesto visitamos el poblado-necrópolis de Sierra Martilla que es todo un referente en el patrimonio arqueológico de la provincia por la extraordinaria importancia del conjunto megalítico que allí se encuentra: una decena de dólmenes de la Edad del Cobre con una o varias cámaras funerarias semiexcavadas en la roca así como enterramientos altomedievales.

Los dólmenes de Sierra Martilla

Y de aquí de vuelta por el mismo sitio que hemos llegado, que todos teníamos un tanto de prisa...

El valle del arroyo Gallumbares

Después de todo, un magnífico día. Nos vemos!

Datos técnicos de la ruta:

Distancia recorrida.- 51,17 km
Finaliza en el punto de partida (circular): Sí
Subiendo: 652 m
Altitud max: 881 m
Bajando: 652 m
Altitud min:506 m
Dificultad técnica: Moderado
Tiempo:  4 horas 33 minutos

Las fotos:
El vídeo:




domingo, 3 de marzo de 2013

Del Mirador del Pino a la Fuente Alta de Salar


El día estaba nublado, pero no hacía demasiado frio, así que nos hemos dispuesto a realizar una jornada rapidita de pedaleo, para estar de vuelta tempranico y disfrutar de la paella que el ayuntamiento de Villanueva Mesía, ha preparado para celebrar el Día de Andalucía.
Salimos de Villanueva por la trampilla del Cacín, dirección Merendero del Grano pasando bajo el puente del Cacín y girando a la izquierda dirigirnos hasta el Caserío del Pozo, subiendo las fuertes rampas que nos llevan rápidamente hasta el Camino de los Vélez o del Cerro de la Gallina.

Panorámica de Moraleda
En una contínua subida, llegamos en primer lugar hasta el depósito de agua de Huétor Tájar, para después superar la fuerte rampa que nos lleva hasta el vértice geodésico del Mirador del Pino, sitio en el que disfrutamos de las esplédidas panorámicas de Moraleda con Sierra Nevada como telón de fondo.
Seguimos el Camino de los Vélez, hasta el cruce del Ventorro de Cantón, encrucijada importantísima, del Camino de los Vélez que traíamos, con la Cañada de Real de Sevilla a Granada que tomamos, girando a la derecha, dirección Salar.
Cruce del Ventorrillo Cantón

Aquí nos vemos obligados a hacer una parada mecánica, ya que la cubierta sin cámara de Cele, sufre un profundo corte que la deja fuera de servicio. Al final hay que ponerle una cámara y forrar con un buen parche la cubierta. Metemos presión en la rueda, y a rogar para que  no se salga por el sitio por el que se ha cortado la cubierta.

Reemprendemos la marcha, abandonando el Camino de los Vélez y siguiendo ahora la Cañada de Sevilla a Granada, que encontramos muy bien, ya que se nota que recientemente se ha reparado, dejándola con un piso excelente, sin pedruscos y sin apenas baches.
En sube y baja, pasando junto al Cortijo del Médico y el Cortijo de La Sarna, contemplando el llamativo barranco del Agua, que esperábamos ver a tope, y con sus espectaculares cascadas, pero no, como es habitual, se nos muestra totalmente seco.

Barranco del Agua
Seguimos ascendiendo, hasta encontrarnos de lleno con la localidad de Salar a nuestros pies. Ahora toca descender y girar a la izquierda para tomar dirección a los Barrancos de Salar, que abandonamos girando a la derecha, para pasar junto a la Casa de la Pradera y vadear el arroyo de Salar. Ascendemos unos metros por el carril asfaltado que lleva a la Cruz de Marino, para pronto girar a la derecha por un carril de tierra que en continuada pendiente nos conduce hasta el cortijo de Fuente Alta. Desde allí y mirando con cuidaido que los perros no estén sueltos, bajamos por detras hasta la Fuente Alta, que esperábamos también con más abundancia de agua, pero bueno, al menos está algo caudalosa, lo que nos permite refrescarnos, tomar un respira y disfrutar de una espléndidas vistas de Salar.
Seguimos la ruta, descendiendo por el sendero cementado y escalonado que conduce hasta El Bañuelo de Salar, estupendo sitio para recuperar energías y contemplar los juegos que allí hace el agua.

Fuente Alta de Salar
Desde este sitio, bajamos de vuelta hasta Salar, para pasar junto a la fuente de la Plaza de la Iglesia, girando a la izquierda tomando el Camino del Huerto, que en claro descenso nos lleva hasta el cruce de la A92.
Desde este sitio, iniciamos la vuelta por el carril de servicio, pasando bajo la autovía para irnos junto a la Vega de Calardos y posteriormente cruzar el puente bajo la A92 que nos pone en el carril de servicio que hay dirección a La Venta.
En este punto decidimos explorar el nuevo puente que se està construyendo sobre el Genil, para bajar tomando el camino que va junto al rio y llegar hasta el cruce del puente de Huétor Tájar.
Desde aquí tomamos el camino que conduce a La Catalana y Molino de Tajarilla, llegando de nuevo a la Trampilla sobre el rio Cacín, cerrando aqui la ruta.
La música resuena en el Parque del Genil, unas fresquitas cervezas y una riquísima paella, ponen el broche final a esta estupenda jornada de pedaleo.

Datos de la ruta:
- Bikers: 4
- Recorrido: 36 kms.
- Tiempo en movimiento: 3 horas
- Media en movimiento: 11 kms/h

Track de la ruta:

 

Fotos de la ruta:

Mas fotos: El vídeo:

Actividad recomendada por la Peña

Actividad recomendada por la Peña
Más información haciendo clic en el cartel

Buscar en este blog

Bicicolegas

Bicicolegas
En el Bañuelo de Salar